Los poderes del 'niño-imán'