Ya es posible utilizar el cuerpo como mando para jugar con la Xbox