La nueva ley de protección de datos se estrena con envíos masivos de mails