Las revueltas en Londres se organizaron a través de las BlackBerry de los participantes