Twitter, una historia de puñaladas y traiciones