El "hombre mejorado", ¿el futuro del ser humano?