El sexo, el café, sonarse la nariz o un enfado intenso, aumentan el riesgo de sufir un ictus