La sonda Ulises queda a la deriva tras su odisea espacial de 18 años