Las supercomputadoras descubren que el universo tiene una composición exótica