Los tablets tendrían que costar un 50 % menos para que sean un producto masivo