¿Le teme a su móvil?