Descubren que una toxina bacteriana puede provocar la esclerosis múltiple