Los usuarios españoles de banda ancha reciben el 66,7% de la velocidad contratada