La valoración de Twitter genera estupor y miedo a una nueva burbuja tecnológica