La banda ancha de velocidad media es un 10,8 por ciento más cara en España que en la UE