Las colas de viajeros crecen en el aeropuerto de El Prat tras la noche