No vibra su móvil, es su imaginación