Elisabeth, una personalidad entre lo virtual y lo real