Y al tercer año, Guardiola explotó