La terna, a hombros en Puertollano