El terrorismo ahuyenta a los turistas de París