Los terroristas pretendían atentar en lugares emblemáticos de Barcelona