La tienda del Real Betis amanece con cristales rotos