La tomosíntesis detecta un 41% más de los casos invasivos de cáncer de mama que la mamografía