Una tormenta de arena impide seguir en Bahrein