Hasta el toro más noble es mal paciente