Una tregua gracias a la subasta del Tesoro