Cada vez son más los que se juegan la vida en la montaña practicando ‘turismo activo’