Los "twitteros" se enfadan con Camps: un abuelo fusilado no puede dar cariño