El verano no termina de ‘cuajar’ en el norte