El niño alemán sigue solo tres días después de ver cómo su padre asesinaba a su madre y su hermano