Adiós al choque de manos: saludos con codos y pies por el coronavirus