El dueño de este café tiene una curiosa idea para atraer clientes: teñir a sus perros como si fuesen osos panda