Nora on the rocks: nunca un baño de hielo fue tan divertido