Abigail, una canguro eternamente agradecida: se deshace en abrazos a sus rescatadores