La ilusión no tiene edad: con 97 años, cumple su deseo de volver a montar a caballo