Anna Kanyuk, la mujer de las piernas infinitas