Este niño tiene una buena razón para no separarse de su bolsa