La situación más embarazosa: saludar a tu profesora y acabar besándola en la boca