Un caballo recorre los pasillos de un local, junto a su dueño, destrozando todo a su paso