Esta broma pudo acabar muy mal: salta sobre el techo de un restaurante y cae al vacío