Un conductor temerario estrella su coche y sigue silbando como si nada