El 'dancing doctor' baila con sus pacientes para sacarles una sonrisa