La elefanta Ramba descansará en un santuario brasileño tras años de maltrato