Una escuela de China utiliza un curioso método para que los niños se sienten bien en clase