Un albanés condenado a tres años protagoniza una fuga de película... ¡de humor!