La increíble manera que tiene un gato de tranquilizar a un niño con crisis sensoriales