"¡Llama a la policía!": roba un coche con el dueño colgado del capó