Un hombre escala sin cuerda un rascacielos en Londres ante la tensa mirada de los viandantes