Cuando montas en una atracción a 137 metros del suelo y tu teléfono cae al vacío